Archive for the ‘Occidente’ category

Bayly

January 10, 2013
Advertisements

“Feel free to insult me”

December 20, 2012

Minuto 6:19 «Necesitamos aprender a ser inmunes a la ofensa, para hacer frente a los problemas que se plantean con la crítica justificada. Nuestra prioridad debe ser el mensaje, no el mensajero. Como el presidente Obama dijo en un discurso ante las Naciones Unidas un mes atrás: ‘… los esfuerzos para restringir el discurso pueden convertirse en una herramienta para silenciar a los críticos, u oprimir a las minorías. El arma más poderosa contra el discurso del odio no es la represión, sino más expresión’,  y que es la esencia de mi tesis, más discurso. Si queremos una sociedad sólida, necesitamos un diálogo más robusto y que debe incluir el derecho a insultar y ofender. Porque, como alguien dijo una vez,  libertad para ser inofensivo no es libertad en absoluto.

La derogación de esta cláusula será sólo un pequeño paso, pero espero que crucial en lo que debería ser un proyecto a largo plazo para hacer una pausa y rebobinar esta cultura de censura que nos asola. Se trata de una pequeña escaramuza en la batalla en mi opinión, para hacer frente a lo que Sir Salman Rushdie denomina la Industria de la Indignación: autodenominados árbitros del bien común, fomentan la indignación en los medios de comunicación, y la policía se siente bajo una presión terrible para reaccionar. Un diario llama a Scotland Yard: alguien ha dicho algo un poco insultante en Twitter acerca de alguien que pensamos que es una joya nacional, ¿qué van a hacer al respecto? (Risas) La policía entra en pánico, husmea un poco y luego se agarra a la Sección 5 de la Ley de Orden Público: esa cosa con la que se puede detener a cualquiera por decir cualquier cosa que pueda ser interpretada por alguien como insultante. No necesitan una víctima real: sólo tienen que decidir que alguien podría haberse ofendido una vez leído u oído lo que se ha dicho. Algo absurdo en grado sumo. En torno a Twitter y Facebook han surgido algunas cuestiones interesantes sobre la libertad de expresión, a tener en cuenta. En primer lugar, que todos tenemos que asumir la responsabilidad de lo que decimos, lo que es una interesante lección para aprender. Y en segundo lugar, cómo la sociedad se ha convertido en algo intolerante y peligroso frente al más ligero de los comentarios.

La ley no debe ser cómplice esta nueva intolerancia. La libertad de expresión sólo puede sufrir si la ley nos impide hacer frente a sus consecuencias. Ofrezco mi apoyo incondicional a la campaña de reforma de la Sección 5. Muchas gracias».

¿Quién decide qué es ofensivo y qué no lo es?  La cuestión de la reforma de la Seccion5 será algo importante si sabemos arreglar las cosas desde la base, sabiendo diferenciar entre el insulto y la difamación, entre la libertad de expresión y la responsabilidad de expresión, o entre el discurso de un odio individual, y el de un odio organizado que va mucho más allá del simple discurso.

Terror entre comillas

March 18, 2011

“Los militares israelíes lanzaron el sábado una búsqueda masiva de supuestos extremistas palestinos“, nos comentaba un portal de noticias en español el trece de marzo, sobre el brutal asesinato de unos padres y sus hijos de once, cuatro años y tres meses de edad, apuñalados y degollados en su casa de la comunidad judía de Itamar, en Samaria.  Familia, los Fogal, de desalojados de Gaza en el año del disengagement. La nota continuaba con un lacónico también murió un bebé, aludiendo a la hermana menor, acuchillada mientras dormía y prácticamente decapitada.

Sobre este crimen un lector de un importante diario belga afeaba el titular del mismo conmoción tras la muerte de colonos [émoi après la mort de colons] “, argumentando que el lenguaje utilizado era más propio del terremoto de Japón que de una masacre como aquélla, y preguntándose por qué se elegía “muerte” para la frase principal, cuando luego se pasaba a “asesinato” para la redacción de la noticia. Por supuesto no fue un caso aislado. Más informadores recurrieron a exquisitos juegos malabares para desdramatizar lo ocurrido, así como a algún entrecomillado de la expresión “terror attack”, o a relativizaciones que apuntaban un estropicio al Proceso de paz desde el lado judío, como el diario español de gran tiraje que enfocaba el asunto con la deliciosa frase “Israel acelera la construcción en los asentamientos tras la muerte de cinco colonos”.

Tiempo después en medio de una lluvia de misiles cada día disparados desde Gaza sobre suelo Israelí, los terroristas que trataban de lanzar nuevos cohetes fueron sorprendidos en un enfrentamiento con el Ejército que acababa en ocho muertos palestinos, dos chicos entre ellos. Esta vez el mismo diario mostraba la foto de un menor muerto con la palabra “asesinado“. Justo al día siguiente, un atentado palestino con bomba mataba a una mujer y dejaba decenas de heridos en Jerusalem. Y una agencia inglesa de prensa internacional volvía a poner la palabra terrorist attackentre comillas y agregaba: “término que emplea Israel para un ataque palestino [Israel’s term for a Palestinian strike]”.

Noticias de este estilo sobre la reciente escalada de violencia que podría estar buscando respuestas militares israelíes para distraer a la calle palestina de rebeliones internas, u orientarla a las externas. Y no seré tan idiota de pedir un trato de favor o de ignorar las excepciones y las crónicas decentes. El raro pero buen periodismo de quienes conocen la Historia y el terreno, y critican lo criticable cuando es lo que toca.

Pero cuando veo la reacción generalizada y las continuas sonrisas de conejo occidentales ante el terrorismo según a quién golpee, y cuando leo a los que viven en democracia llamando al odio contra el judío y a la Intifada en las Redes sociales, me pregunto cómo se llegó tan lejos en la indecencia, y cómo se piensa ganar con este panorama, la actual batalla por las libertades contra el fanatismo.  Y ya no digo cuando escucho de bombardeos aliados en el país de un tirano ex-amigo, con muertos colaterales se supone, pero ahora tolerados, allanando el camino a unos rebeldes de pickup y metralleta que gritanfreedom y alaakbar. Que tampoco es que lo sepa, pero imagino que los malos tiempos que corren aún pueden ir peor.

Foto Israel hecha por Gabriela


Ayaan Hirsi Ali y el choque de dos sociedades

January 31, 2011

Agradezco a Bivouac por llevar a su blog la visita de la político y escritora Ayaan Hirsi Ali a la Donner Canadian Foundation, donde en junio de 2010 ofreció una charla sobre las diferencias fundamentales entre Occidente y el mundo islámico. Importante para aclarar muchas dudas sobre el islam radical, y a partir de ahí, acercarse a la raíz de los conflictos actuales y del tipo de violencia que vivimos. Como solución, propone un “combate de ideas“, que acabe con la aquiescencia con que Europa espera la pacificación del radicalismo, cosa que, en opinión de la holandesa de origen somalí, es un camino erróneo.

(Siento no haber traducido más que algunos párrafos, y de forma resumida,  al ser tan largo el discurso -cuatro videos- para transcribir. )

*****”[¿ Hay musulmanes interesado en reformar su religión?] Hay apasionados reformistas. Los que quieren reformas manteniendo la teología, sin dejar de ser creyentes. Pero encuentran todo tipo de obstáculos, como he dicho antes, y no es de ahora, ha sido así siempre. Otros musulmanes quieren matarlos, y hasta morir haciéndolo. No hablo sólo de grupos extremistas o marginales, también de Estados constituidos. Naser Abu Zaid*, por ejemplo, -que está en la Universidad de Leiden donde yo estudié Ciencias Políticas-, un devoto musulmán que propuso adaptar partes del Coran a la vida actual. Muy creyente, no puede haberlo más religioso. Pues le obligaron a divorciarse de su esposa, pidieron su ahorcamiento, le quisieron matar, y tuvo que emigrar a Holanda, donde ahora nadie le escucha. Mientras tanto, gente como Tariq Ramadan, que para mí es un islamista en el armario, tiene un público inmenso. Ben Laden, al-Zawahiri y otras figuras de la Muslim Brotherhood tienen un público enorme. Pero nadie oye a  Naser Abu Zaid, o a Irshad Manji, otro reformista apasionado… tampoco es seguido. No son seguidos… y tampoco yo les sigo. Yo lo que digo es: ‘libérense, salgan de ahí’…que es muy distinto.(risas) […]

[¿Qué piensa del trato del asunto en los medios de comunicación?] No son imparciales, evitan toda posible crítica. Se mantienen en la corrección política a la hora de ver el islam como ideología. Todos hablan de guerra contra el terrorismo y terroristas. Hay un gran lobby (Organización de la Conferencia Islámica), dirigido desde Arabia y Turquía… que les exige no ligar el terrorismo con el islam. Han ofrecido un léxico a los periodistas de la UE que excluye palabras como “jihad”o “terrorismo islámico”. Aún se usa por suerte en Estados Unidos pero normalmente se autocensuran y pierden objetividad al respecto. Quienes como yo, ponen en cuestión el islam su ideología y unen fundamentalismo y terrorismo son etiquetados de extremistas radicales, extrema derecha, islamófobos…etc. Resumiendo, los medios no son justos a la hora de tratar estos asuntos. Si ustedes comparan con el tratamiento del catolicismo, he seguido esos casos de pedofilia y día tras día, estaban en primera plana… no hubo tregua con la iglesia o el Papa. Es chocante en comparación con el tratamiento del Islam. Israel no es un estado teocrático, pero deja pasmado el comparar su trato en los medios con el del islam. Asombra el vocabulario, las exageraciones, las supuestas atrocidades cometidas por Israel, en comparación con el trato de las reales atrocidades en nombre del Islam.

[¿Es que morir de cierto modo ofrece el paraíso más rápidamente?] Es una puerta directa, un atajo, para los jóvenes. Todo lo irracional esconde su lógica particular.  Y lo de ganarse un puesto en el paraíso, también. El concepto de “pecados olvidados” seduce a los jóvenes[…] En Occidente viven rodeados “de tentaciones” que hay que combatir, y en una familia acomodada donde pueden permitírselas, estas tentaciones son aún más asequibles.  Qué hacer entonces. Eso explica que gentes de clases medias se unan a la jihad, ‘liberándose de tanta tentación’ por medio de un acto total que les acerca al Paraíso. Pero no caigan en la imagen simplista de las 72 vírgenes: aunque sea importante, no es más que una tentación más. Imaginen la dificultad para los jóvenes de vivir según manuales de permisos y prohibiciones. Por ejemplo orar cinco veces al día: intenten hacerlo… (risas) Y si se quiere liberar de eso, hacerse jihadista con un propósito, estar donde todos hacen los mismos gestos permitidos, y además tener un boleto rápido para el Paraíso es seductor[…]

[¿Es verdad que muchos terroristas no eran sino jóvenes de clases medias frustrados?] El argumento de la frustración no se sostiene desde el momento en todos tenemos frustraciones. En el caso del atentado de Times Square, se le dijo frustrado de perder el empleo, pero realmente al leer su perfil ves que lo abadonó, no lo perdió. ¿Qué le frustraba? Pakistaní que obtuvo una visa de estudios,  vivía el sueño americano, universitario, con un Master. Se casó con una americana, tuvo dos hijos, un empleo, una  vida de clase media que había construido. ¿Qué  le frustraba? También es el argumento usado para  Nidal Malik Hasan, que mato a trece personas en noviembre [2009] en Fort Hood (Texas): De nuevo se especuló  ampliamente sobre su estado mental, diciendo que había sufrido un síndrome post traumático, pero no era el caso porque no había entrado nunca en combate.  Entonces qué era, ¿traumático por adelantado?(risas) […] ….nadie que ha sufrido desastres financieros ha pretendido volar Wall Street, podrían haber fantaseado (risas), pero no lo han hecho realidad. Y creo que separar la acción de un autor de un ataque suicida de sus convicciones es una teoría que no se sostiene.[…]

[¿Una sociedad puede reconciliarse con la otra?] Analizando lo que impulsa a ciertos musulmanes a hacer atentados suicidas, por qué no se integran muchos chicos en sociedades modernas… buscando explicaciones, no es la guerra la primera explicación, ya sé que la hay.  Concuerdo con Samuel Huntington que cree que hay un clash de civilizaciones basado en sus grandes diferencias. Pero tratando de entender la ‘lógica’ de la violencia y las decisiones de países o familias islámicas, creo que es importantísimo  entender qué significa el Más Allá en esa sociedad, y por qué la gente invierte en ello. A partir de ahí, los conceptos de Jihad, el pensamiento blanco-o-negro, se vuelven claros.
No digo que la respuesta de Occidente deba ser la guerra contra el islam. Hay que usar los ejércitos donde hacen falta y  policía en asuntos domésticos, pero la verdadera guerra es un combate de ideas, hace falta ofrecer una filosofía para vivir la vida terrenal . Ahora estamos dejando el campo libre a los jihadistas, no estamos compitiendo, ni proponiendo alternativas a su público. […] Animo a cristianos, ateos, humanistas, feministas, etc… a competir con islamistas […] Ofrezcamos las ideas: no lo estamos haciendo. Sabemos que las ideas son poderosas, y la mente, cuando tiene alternativas, sabe escoger apropiadamente.[…]

Dada la velocidad de expansión del radicalismo no creo que haya tiempo para esperar a reformas internas. Pero por supuesto también llamo a todo reformista sincero o grupo reformista a ofrecer algo más que un “más allá”, a las nuevas generaciones. Se trata de un problema de todos.”*****

* Fallecido un mes después de esta conferencia

Seguridad nacional

September 16, 2010

Al final, con la mediación del FBI, el Cuerpo de Bomberos de Gainesville, los periodistas de la tele, el Gobierno americano, la Otan,  la Unión Europea, el General Petraeus y el Séptimo de Caballería que justo pasaba por allí, el mundo occidental consiguió que los coranes de la saca del pastor evangélico Terry Jones se salvaran de la quema el día once de septiembre, después de una semana de infarto o mejor dicho, después de lo que la periodista catalana Pilar Rahola ha llamado con un guiño a Stephen Hawking, una explosión cósmica de miedo. Por cierto que también se acogieron al indulto los dos ejemplares de El Talmud que nuestro pelotudo de Florida hubiera metido muy gustoso según comentó cuando se lo preguntaron, una nota para los que ya andan diciendo que la idea del pastor, era realmente un complot sionista.

No hubo tanta tolerancia para cientos de banderas norteamericanas y ejemplares de la Constitución de Estados Unidos, que solos, o en compañía de Jones fotocopiado con su mostacho, se abrasaron en hogueras de diversos países entre tumultos y manifestaciones violentas que acabaron incluso con varios muertos. Y nunca suele haber ninguna, para muchos no creyentes, cristianos o apóstatas, lo mismo hombres, que mujeres o niños, lo mismo en Indonesia que en Sudan, Nigeria, India o Pakistán, que son perseguidos, quemados vivos o asesinados de cualquier modo de la mano de islamistas con patente de corso y sin que la vida de las ciudades europeas o americanas se altere lo más mínimo.

Otra ocasión perdida para definirnos y separar el grano de las pajas, dejando además, las cosas claras sobre culpas y disculpas a esta legión de intolerantes y amigos de la Sharia, ocasión que empieza por perder ya el propio presidente. Así que no me extraña que Faisal Rauf, el imán de la futura mezquita en Zona Cero, haya aprovechado la coyuntura para decir en la CNN sin que se le rían en las barbas, que observando cómo se cuestiona al islam en América, la Casa de Córdoba pasa a ser materia de seguridad nacional, por lo que el seguir adelante con su construcción es de vital importancia, porque de no ser así, “se podrá desencadenar contra el país una violencia sin precedentes”.

Comentarios sobre la Iniciativa Córdoba. Pat Condell y Wafa Sultan

June 18, 2010

Pat Condell: «[…]0.55min-1.16min ¿Se está volviendo loca América? Ya dice mucho de los promotores del proyecto, que tengan el mal gusto de construir una mezquita en tal lugar [la Zona Zero], pero describirlo como un tributo a las víctimas sobrepasa con creces el mal gusto. Denota un profundo desprecio por las víctimas,.[…]2.01min-2.35 Aunque no soy siquiera americano, me revuelve el estómago que el islam tenga permiso para cualquier cosa en las proximidades de la Zona Zero. Porque el once de septiembre nunca hubiera pasado sin islam, sin sus enseñanzas, sin sus doctrinas de jihad, sin sus falsas promesas de ese imposible más allá. Sin eso, ninguno de esos alienados lunáticos se habrían convencido de realizar una demencia semejante. También porque no sólo era un ataque contra América sino contra todo el mundo civilizado, como los atentados en Londres, o en Madrid, o en Bali, o en Bombay , y en todas partes donde a la “religión de paz” no le gusta cómo llevamos nuestras cosas.

[…]3.24min- 6.09 Los políticos americanos suelen hacer discursos tipo dhimmi sobre de la «diversidad» como excusa para esta islamización, sí , la misma cosa con la que estamos tristemente familiarizados en Europa . Y es verdad que la diversidad ha sido uno de los fundamentos de América, pero esa diversidad estaba basada en el respeto a las libertades individuales que hicieron de América el país que es hoy en día. El islam rechaza esos valores, y esa es una muy importante diferencia. El islam desprecia a América y repudia lo que América significa, incluido la libertad y la diversidad, y el musulmán que lo niegue, esta mintiendo.

Los organizadores de esto llamaron al proyecto, “Iniciativa Córdoba” y la mezquita se llamará Casa de Córdoba. Eso es porque Córdoba es una ciudad española donde los musulmanes construyeron la primera gran mezquita como símbolo de la conquista de España. Y lo de hacerlo en la Zona Zero lleva la misma intención: construir mezquitas sobre tierra conquistada es algo habitual y es lo que el islam siempre ha hecho para reafirmarse ante los demás, y es lo que ahora ocurre aquí. Y claro que saben lo insultante que es, no bromeen¿Por qué creen que han elegido un lugar tan cercano a «Ground Zero», por casualidad?[…]

Se inaugurará el año que viene, el 11 de septiembre, el décimo aniversario dela atrocidad. ¿Les basta a ustedes como ejemplo de mal gusto? Me extraña que no hayan preparado un vuelo 757 para completarlo. Pero no tiene por qué ser así. En Londres algo parecido pasó hace poco cuando quisieron construir una mezquita gigantesca a la sombra de los Juegos 0límpicos de 2012. La opinión publica paró el proyecto . Y puede parar también este detestable proyecto y decir basta a estos políticos que lo sostienen. Que el insulto va muy lejos, que hay sitio para construir su insultante mezquita, si quieren , en otro lado, ,..»

Si les pareció muy tajante Pat Condell valorando la construcción de este megacentro islámico de trece pisos en un lugar tan sensible, que vale decir, es conforme con la legalidad y no es algo nuevo en Occidente ni en los downtowns americanos, la psiquiatra siria Wafa Sultan no se queda atrás en lo que en este caso tan especial denomina, abuso, y victoria sobre los infieles:

Wafa Sultan: «Si el terrorismo es causado por el daño ‘ de Occidente a los musulmanes’ ¿por qué entonces los sunitas queman mezquitas chiítas en países como Pakistán o Iraq? ¿Por qué los islamistas lanzan ácido a los rostros de las mujeres en países como Pakistán, Afganistán, Argelia e Irán? ¿Son estas brutalidades cometidas también porque Occidente perjudica a los musulmanes?Además, todos sabemos que mientras que los musulmanes pueden construir mezquitas y practicar su religión en Occidente, los no musulmanes tienen prohibido hacer lo mismo en los países islámicos.¿ Acaso es eso tan perjudicial para ellos?[…]Informar al público de los peligros de la doctrina de la yihad es ahora políticamente incorrecto.»

Los defensores y simpatizantes del proyecto en contra de las protestas de familiares del WTC, hablan de islamofobia, cuando no de premisas ya conocidas como la inexistente relación del terrorismo con el islam, o se apoyan en la aceptación del Comité de la Junta de la zona, que, en este país formado en gran medida por gentes que huyeron de las persecuciones religiosas europeas, aprueba el proyecto y lo aplaude como símbolo de concordia. En cuanto al principal responsable, Feisal Abdul Rauf (“The issue of terrorism is a very complex question”), director de la Sociedad para el Avance del Islam en América y personaje bastante desagradable, recordemos sus palabras en el año 2001, entrevistado en el programa 60 min, recién el 9/11,  un 30 de septiembre:“Hombre, no diría que Estados Unidos merece lo que ha ocurrido, pero las políticas de Estados Unidos fueron cómplices de lo ocurrido”. Ya me contarán ustedes.

Sobre martirios terroristas

June 3, 2010

“[…]La estrategia del martirio tiene dimensión triple. Martirio, en primer lugar, del guerrero que ofrece su vida al Dios al cual solo esa vida pertenece. Martirio, igualmente lógico, de los sacrílegos que al Dios se oponen: tal, el proyecto atómico de un Irán consagrado a su misión de borrar a Israel del mapa. Hay un tercer modelo de martirio. Más sutil, más perverso. El de los necios infieles que cargan con la pesarosa culpa de haber nacido en países libres y ricos. Es la operación perfecta. Sale, por un lado, gratis en sangre creyente. Y pone, como escudo humano del terrorismo más regresivo, a los hijos progresistas de las democracias europeas. Nadie puede esperar reparo alguno a hacer eso, por parte de la misma gente que usó a sus propios críos como sacos terreros en la Intifada.


En el año 1975, Franco estaba muriendo y España se enfrentaba a su mayor envite. Un claro descendiente del Profeta entendió cómo sacar partido de lo frágil. Muchedumbres de civiles fueron lanzadas a ocupar el Sahara. Detrás, estaban los fusiles marroquíes. Pero no se veían. Ganó el Sultán. Vendimos a los saharauis. Y el ejército español fue sometido, por decisión de su gobierno, a la humillación más grande de su historia reciente. Israel defiende su territorio. Por tierra y por mar. No tiene otro. O combate o muere. Es la diferencia. Y no carece de lógica que nos dé tanta envidia. Y que lo odiemos tanto.”

Gabriel Albiac Diario ABC.ES


Y hoy nos enteramos de que Hamas ha rechazado la ayuda “humanitaria” de los barcos en cuestión. Un detalle inadvertido. Más claro imposible.

https://i0.wp.com/i48.tinypic.com/ztsr3t.jpg

Brulotes en el Mediterráneo

Paisaje de flotilla solidaria con Gaza al fondo

May 30, 2010

Con un cargamento de miles de toneladas mercancía, dicen que  humanitaria, se dirige desde Turquía hacia las costas de Gaza una especie de armada invencible solidaria compuesta por barcos de países tan solventes como Grecia, Irlanda o Suecia, esperando alcanzar la franja dentro de nada con el conocido lema “por la libertad de Palestina”. Una flota que zarpó el 23 de mayo desde el puerto de Antalya con todas las bendiciones de Erdogan, en medio de un despliegue similar al de la partida de Colon desde Palos para descubrir las Américas.

Nada menos que seiscientos activistas pro palestinos de unos cuarenta países diferentes, muy bien relacionados con Hamas y con la prensa, conforman la tripulación y el pasaje de esta llamada “freedom flotilla“, que en palabras textuales del blog español que hace la crónica -por supuesto llena de tirria hacia Israel-, navegan hacia Gaza con una “ilusión desbordante e ilusionadora”, y que, siempre según el citado blog, ya se habían dedicado en tierra antes de partir, a actividades tan ilusionadoras como la lectura colectiva del Coran y de los imprescindibles textos de Noam Chomsky, así como a pequeños debates sobre lo estupendo que sería dejarnos en ridículo a todos los imperialistas derribando el mito de la opresión de la mujer en el mundo árabe;  lo comento por si alguno de ustedes creía que la palabra “freedom“, la ponían ahí por algo.

Todo este viaje, desoyendo las advertencias israelíes sobre las leyes internacionales que impiden aportar ayudas a grupos terroristas y que a los de la “freedom flotilla”, parecen importarles tres carajos. Y a lo mejor es porque no se trata de asistir a una gente que recibe semanalmente containers con mucho más de lo que llevan estos barcos, sino más bien de reforzar políticamente a una banda comprometida con Irán para acabar con Israel, y hacerse detener por la Marina al rozar la costa para salir todos juntos en los periódicos, abriendo de nuevo la polémica sobre nuestra existencia misma, y mostrando la imagen de un país militarista que intenta impedir el paso del amparo a una población árabe al borde del “genocidio”.

Como es normal en toda familia torturada por el dolor de un hijo secuestrado, el padre de Gilad Shalit ha tratado de hacerse ayudar por estos pacifistas de crucero si fuera posible, a cambio de su apoyo. Y la flotilla lo ha rechazado. Ni les interesa ni llevan ninguna ayuda humanitaria. En el primer caso porque no es humanitaria, y en el otro, porque no es ayuda.

Niqabs, burqas, y otras cosas de Pat Condell

May 14, 2010

****Esta semana se ha hablado bastante sobre el burqa, o niqab o como quiera que se llame, me refiero a esa necesidad neurótica que muchas mujeres experimentan, de pasearse con un disfraz, y que después de no ser bienvenido en Francia ha suscitado el debate aquí, en Inglaterra, para decidir si esta espantosa carpa ambulante debe ser prohibida o no. Hay que decir que para empezar si viviéramos en una sociedad más honesta y más  sana, no sería necesario prohibir esta vestimenta, porque habría sido rechazada socialmente de puro ridículo. Casi todos los musulmanes saben que el burqa no tiene nada que ver con la religión, nada dice el Coran de tener que vestir como Darth Vader. Es simplemente la manifestación de un sentir y un estado mental primitivo que merece el mismo respeto que el que merecen los reductores de cabezas. En cuanto a la modestia, por favor, no me hagan reír. Las gentes modestas nunca querrían llamar la atención usando una tienda ambulante con el único objetivo de pasárselo por la cara a una cultura que desprecian pero en la cuál les sigue interesando vivir. Nunca será bienvenido en Europa. Planteará problemas, y sospecho que ése es el objetivo.

Razones hay muchas para prohibir este horror de prenda, sobre todo porque ofenderá a los islamistas, cosa que siempre es una buena idea. Si un grupo de barbudos histéricos gritan islamofobia, es que algo se esta haciendo bien. Yo lo prohibiría en los transportes y edificios públicos y en cualquier lugar donde se debe mostrar el rostro por lógica natural. Y tiendas y bancos deberían rechazar a toda persona disfrazada. Las personas que piensan que es buena idea pasearse de esta guisa deberían hacérselo mirar, no sólo por ellas, sino por sus hijos, que nacen con raquitismo porque las madres sufren deficiencia de vitamina D por falta de exposición al sol.

Se me ha criticado mucho por tener esta postura frente a este atuendo deshumanizante, esta mortaja… La gente me dice: “dices que la mujer debe ser libre, vestir como quiera, y ahora tú  ridiculizas a mujeres que escogen libremente cubrirse la cara ….” claro, esto hace de uno un hipócrita,  un racista, un islamófobo, un judío, un homosexual, un sucio infiel que arderá en el infierno, insallah,  y cosas por el estilo. Al margen de los problemas de seguridad que este asunto provoca y que no se tratan por pretender respetar su religión, ( aunque su religión misma es el gran problema de seguridad, y perdonen los musulmanes pacíficos pero es así) hay que decir que el burqa es más que un modo de vestir. ¿O no? Es una declaración política de secesionismo ( tan ideal para la cohesión social) y un símbolo del estatus de la mujer musulmana. Algunas mujeres no tienen elección, por eso creo que aquellas que deliberadamente legitiman esta prenda siniestra en el mundo libre con estas ideas chifladas, están alentando la opresión de todas las mujeres del mundo. Y deberían avergonzarse. Lo que hacen es inmoral y traidor a su sexo y como símbolo de identidad religiosa y cultural podrían también llevar una estrella amarilla.

También encuentro chocante que las voces feministas, tan dispuestas a hablar y tan seguras para todo, enmudezcan así cuando se trata del islam. No tendrá eso que ver con lo atractivo y étnico que se ve el relativismo cultural desde la seguridad de casa ¿no, chicas? O tal vez es que después de todo no es una causa que os valga la pena… Queremos saber vuestra opinión porque da vergüenza vuestro clamoroso silencio. Todo el mundo se pregunta dónde cojones están las feministas y hasta me escriben a mí preguntándomelo, como si yo lo supiera, cuando yo estoy tan perplejo como los demás. Déjenme decirles qué deberían decir esas tímidas  feministas, si las encontramos. Que cualquier mujer occidental que busca excusas a la misoginia del islam se engaña a sí misma y traiciona a sus hijas, que sufrirán las consecuencias en una sociedad donde vivirán menos seguras, menos valoradas y tendrán menos derechos. No quiero formar parte de esto y por eso creo que los derechos de la mujer deberían marcar una frontera infranqueable para el islam.

La liberación de las mujeres en el islam es la cuestión política más importante del planeta, porque es lo único que civilizará este pozo de fanatismo-religión de paz. Los gobiernos que claman por justicia y libertad deberían ponerse a ello con energía, sin darle vueltas a sentimientos ni sensibilidades, sobre todo en sus propios países, es decir, no sharia, no burqa.

Pero no voy a ser tan intolerante [es lo peor que se puede ser en Europa hoy día] y yo soy un europeo de hoy, así que no quisiera  prohibir el burqa en el mundo entero, no. Debería ser obligatorio para todos los islamistas varones especialmente en tiempo caluroso estival y así, averiguaríamos qué tan atrayente resulta.

Paz. Dedicado a las feministas silenciosas. Vosotras sabéis quiénes sois, aunque no lo sepamos los demás.****

******

Patrick Condell es un escritor británico, ateo militante y agudo monologuista cibernético, convincente cuando azota al islamismo en sus mensajes, pero absurdo cuando por ejemplo,  invita a los judíos a renunciar a Jerusalem e incluso a reducirla a escombros para resolver el problema de Oriente Medio. Y no será por falta de escombros o de  renuncias, que aún no ha comprendido algunas cosas, señor Condell.

Por su parte la “religión de paz” amenazaba estos días por la Red con atentados y represalias allí donde se prohibieran velos, niqabs o burkas. ¿Estará aliviado el nuevo apaciguador de Downing Street? Por supuesto, peace. Pero no a cualquier precio.