“Le temps revient”

El tiempo regresa. Ésta fue la máxima acuñada en su divisa por Lorenzo de Medici, apodado El Magnífico y aquí retratado por Giorgio Vasari, pintor amigo de la familia. Familia ineludible e incombustible de los Medici, los banqueros,  gobernantes y mecenas que dieron el pistoletazo de salida a una época llamada Quattrocento o Renacimiento florentino sosteniendo a todo genio y artista competente que ornamentara y glosara ese regreso del tiempo. Me atrevo a decir que no le hubieran entusiasmado a Medici los brochazos de Barceló en la bóveda de la Alianza de Civilizaciones, ni ocurrencias como unos cristales rotos con saña o un auto escacharrado sobre una tarima, por mucho que hoy chiflen en los museos y por mucho mensaje incorporado que lleven consigo. Para que El Magnífico se rascase el bolsillo, había que hacer otras cosas. Por ejemplo pintar los nacimientos de Venus sobre caparazón marino como lo hacía Botticelli o echarle talento a la cúpula del edificio de turno como lo hiciera Brunelleschi. También entraba en el club de protegidos todo aquel que compusiera, filosofara, tradujera con fervor a los clásicos, o esculpiera curradísimos bajorrelieves como lo hacía Bertoldo, estudiante de Donatello.

Defensor de la comunidad judía contra las expulsiones y contemporáneo de importantes cabalistas, el Señor de Florencia protegió los estudios talmúdicos y conoció pensadores como Eliyahu Delmedigo que ilustraron a varias figuras de su tiempo en un período que se ha dado en llamar, exagerando un poco, “el regreso de la luz y los valores humanos”.  Y claro, con todo ese ajetreo artístico-filosófico, quién iba a acordarse de los lógicos peligros de la patria y quién iba a interrumpir la siesta a los agentes confidentes para que al menos se dieran una vuelta por los Estados Pontificios, a ver si era verdad que a Sixto IV le encantaba la idea de no gobernar una Florencia demasiado dada a los guateques laicos. Así se hubieran enterado de que no sólo no le encantaba, sino de que ya estaba metido en jardines con ayuda de la influyente familia Pazzi, enemigos de toda la vida de los Medici y con los que para más jodienda, habían emparentado.

Asi que quién iba a imaginarse aquel tremendo domingo de abril, cuando Il Magnifico sintió la sangre brotar de su cuello y su hermano Giuliano apenas vio venir el acero que partía su cabeza en dos pedazos, en el Duomo donde asistían al servicio, delante de cientos de florentinos y florentinas. Era Giuliano de Medici,  el amante de Simonetta Cattaneo –el rostro de todos los cuadros de Botticelli – el que se desplomaba así, atravesado a sable y apuñalado repetidas veces en una conjura de ocupación donde estaba metido hasta el apuntador, desde el cardenal Riario, estimado sobrino del papa, hasta Guglielmo Pazzi, estimado cuñado de Lorenzo, justo los que se salvaron de la justicia y los linchamientos populares que por aquel entonces, con todo el humanismo y lo que ustedes quieran, no eran para tomarse a broma. Tampoco le hizo mucha gracia el desenlace a Sixto IV, que descargó tiempo después una serie de venganzas contra gobernante de Florencia, las cuales el mismo Lorenzo definió con mucho aplomo: toda esta rabieta, sólo porque no me dejé matar.

Y el tiempo regresa, tal vez porque no era el momento de perder. Porque era necesario sobrevivir a las conjuras o porque simplemente, no era posible dejarse matar. Pero algo imborrable se ha marcado para siempre, y el tiempo nunca vuelve a ser lo mismo.

Explore posts in the same categories: Historias

Tags: ,

You can comment below, or link to this permanent URL from your own site.

12 Comments on ““Le temps revient””

  1. Alba Esmet Says:

    Magnifico articulo de Le temps revient Muy bien sintetizado el Quattrocento y sobre todo el atentado contra Lorenzo y Giuliano de Medicis en la Pascua del año 1478 en Florencia Que personaje extraordinario fue Lorenzo el Magnifico Majestuoso el retrato de Giorgio Vasari

  2. Chess Says:

    ” Me atrevo a decir que no le hubieran entusiasmado a Medici los brochazos de Barceló en la bóveda de la Alianza de Civilizaciones”

    Coincido contigo, seguramente hubiese pedido a gritos que le colocaran de nuevo la lápida de su tumba, que mejor se está dentro.

    No sé donde leí que en aquella época la ciudad de Florencia no tenía los cañones amenazando su exterior, sino mirando para su interior. Parece ser que el pueblo florenciano no se andaba con chiquitas. Igualito que ahora que pasamos de todo.

    Un beso!

  3. Guido Finzi Says:

    No te he podido comentar antes porque estaba inmerso en el complot planetario contra ZP, junto con un par de rabinos y un grupo de banqueros de la colectividad neoyorquina.
    Tampoco se qué comentarte, así que te doy las gracias por refrescarme la memoria (siempre me fascinó el personaje y hace tiempo que no me acordaba de E. Delmedigo)y te comento la existencia de un libro donde se novela el atentado: “La flor y el lirio dorado”, de Fernando Fernán Gómez. Editorial Espasa Calpe.

    Laila tov

  4. raindrop Says:

    ¡Perversa institución, ésa del papado…! ¡Qué forma de meter mano con todo descaro en la política internacional vestidos de santones!
    Pasó en tiempos antiguos, pero sigue pasando… para ellos, le temps revient toujours.

    Quedándonos con lo mejor: interesantísimo personaje, Lorenzo de Medici, vaya que sí. Acorde con unos tiempos no menos interesantes :D

    abrazos

  5. Carmen Says:

    A pesar de todo, fue una época gloriosa. Lo más parecido a los mejores tiempos del Imperio Romano que ha conocido el mundo.

    Saludos

  6. samuel Says:

    Exactamente Carmen, por eso el lo dijo claramente, le temps revient, vuelven los clasicos, vuelve el tiempo. Despues sin Giuliano, Florencia ya no recupero su ritmo, el era digamos, el picante de las salsas.
    Buen personaje, como dices Raindrop, me gusta recordar la Historia un poquito sin agobiar demasiado, la Historia nos ensena mucho de nosotros y nos da claves de muchas cosas.
    Guido por supuesto gracias a ti tambien, yo quiero compartir lo que escribo, y ya sabes, cualquier link de cualquier asunto es bienvenido.

    :) Chess, pues no se que paso con aquello de la Alianza de Civilizaciones, tengo entendido que se le caian por su peso los churritos aquellos, pero no se como fue la cosa.

    Alba Esmet se agradece mucho el comentario y la visita, sintetizar es importante en un blog, ahora eso si, conlleva renunciar a muchos datos, y sobre todo en esta epoca, tan fructifera. Abrazos

  7. samuel Says:

    Por cierto Simonetta Cattaneo tambien tiene una historia interesante como ya se sabe. Una modelo de gran belleza casada con un Vespuci, que al parecer dejo descorazonado a otro de la familia, Americo Vespuci, que de la tristeza decidio dejar Europa y poner rumbo al Nuevo Mundo, para olvidar. Si alli entendio que el continente descubierto no era Asia, la belleza cautivadora de Simonetta tiene parte de culpa en que America se llame asi.

  8. sarah Says:

    Aquí una se declara inculta total y, por tanto, esponja sedienta de conocimientos de una época tan fascinante.

    Una entrada bien escrita, por cierto, de lectura placentera.

    Ya sabes que ahora estoy inmersa en el estudio de las absurdas leyes que conforman el absurdo entramado legal de este país, que, digo yo, si alguien las pusiese en práctica de verdad, (me refiero a las leyes), igual hasta podría ser que iríamos mejor…

    Un saludo a todos, y, gracias por tu entrada y tus contribuciones.

  9. samuel Says:

    Te lo agradezco mucho Sarah, el placer es mio al compartirlo y no puedo evitar ser muy critico conmigo mismo.
    Con tu proyecto mucho animo con esas leyes, (que no siempre se cumplen, como dices) pero hay que insistir, y al final habra resultados. Un fuerte abrazo.

  10. gabriel Says:

    Quiero recomendar un libro que estoy leyendo, si bien no es histórico – está dentro de la tradición de los libros de viaje – tampoco es una guía turística, lo que lo hace anecdótico y entretenido, para aquellos que leen catalán aquí van los datos :
    La Ciutat del Lliri Roig con un link, no es publicidad de la librería por favor, simplemente que aquí encontré la foto de la carátula.
    Muy bueno el artículo,
    Salutacions,
    Gabriel

  11. samuel Says:

    Muchas gracias por la recomendacion, por supuesto ningun problema para recomendar cualquier link, tomamos nota del libro, gracias Gabriel, un abrazo.

  12. samuel Says:

    Por cierto que el mejor palacio renacentista que existe en el mundo esta en Espana, el del emperador Carlos V, y esta en Granada, pero segun tengo entendido, no se si me equivoco, alli no gusta mucho o no se le da tanta importancia, sera porque esta al lado la Alhambra, pero realmente no son comparables.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: